Te creís el más Tulio Triviño pero ni para Felipe Avello te alcanza

“Te creís el más Tulio Triviño pero ni para Felipe Avello te alcanza” con esta frase que inventamos con una amiga doy inicio a este tema dedicado a los/as que sufren el síndrome de la polilla y andan cegados por las luces de los focos y reflectores. De esas personas que conociste desde potrillo y con las que no tenías que sacar número de atención para llamarlo o esperar como Penélope que se acuerde de que lo invitaste a un carrete, a tu cumpleaños o a ver una película porque siempre está ocupado/a, muy ocupado/a.

¿Ocupado con qué?, no tienes idea porque él o ella nunca tiene tiempo para contarte jajajajaja. El síndrome de polilla es un asunto serio, sueñan con tener un yate, manejar un Mercedes Benz y si pudiesen, tener un espacio propia en la televisión.

Al final, no sé si quieren aburrir a su entorno más cercano o desea tener a sus amistades en la incertidumbre constante de saber de su vida, esperando contarles los detalles de su ajetreada vida o ver sus publicaciones en Facebook, Twitter, Foursquare o cualquier red social que este nuevo divo/a tenga.

Si usted conoce a una persona así, le sugiero que para la próxima navidad o cumpleaños, le regale una vida o una agenda. De seguro, agradecerá más la segunda opción para anotar sus múltiples compromisos sociales.

Paciencia, que una vez que se apaguen las luces o esta nueva víctima de las luces y del espectáculo se aburra de entorno de luces, volverá como el perro arrepentido con el hocico partido y el rabo entre las piernas.

Foto: La Cuarta.

Del pelo y otras reflexiones capilares

mi pelo

mi pelo

Tengo una relación de amor-odio con mi pelo: me gusta que tenga vida propia y detesto que siempre tenga un lado ondulado y el otro liso. No importa cuánto me alise el pelo, nunca me queda parejo. He probado distintas cremas para el frizz, he seguido consejos de peluqueras pero sin embargo, mi cabello peliteñido es la revolución capilar andante.
Esta situación me llevó a reflexionar algunas cosas:

1.- No confío en los hombres que no asumen su calvicie y la esconden-de mala manera- con un jopo o con un peinado tipo Homero Simpson.

2.- El pelo dice mucho de las personas, se rumorea que por ejemplo, las mujeres que usan melenas siguen las reglas. El pelo largo es sinónimo de libertad y el pelo extremadamente corto es una actitud de vida y le queda bien a muy pocas mujeres. Mención aparte para las valientes que se rapan como Sinnead O’ Connor porque no es un look que le quede bien a muchas personas.

3.- No a todos los hombres les queda bien el cabello largo porque muchos se lo dejan así y no saben que hay que cuidarlo e invertir en su pelo. El pelo largo tipo Rock Star generalmente es usado por los metaleros, hippies, creencias religiosas o como un acto de rebeldía contra el sistema. Punto aparte es cuando de espalda el macho alfa pelilargo parece mujer, si su mismo género lo confunde con una fémina, es hora de que se cuestione su look.

4.- Las canas: Esto es una situación que muchas mujeres tratamos de esconder, algunas no tienen y a otras se les presentan  muy jóvenes. Influye la alimentación, la calidad de vida y la genética. Lo malo es que cuando una se comienza a teñir el pelo y  se da cuenta que ya aparecieron canas es que el viejazo ya viene y hay que asumirlo con dignidad.

Pero admiro a las mujeres que usan su pelo cano, se ven maravillosas, maduras y orgullosas de sus experiencias de vida. Me saco el sombrero ante ellas.

5.- Así como no confío en los hombres que no asumen su pelada, tampoco lo hago en quienes se tiñen el pelo. No va con ellos, lo siento, he visto a hombres que se tiñen y como no se cuidan el cabello, terminan colorines o con el pelo verde podrido. Un hombre con el pelo teñido me produce mucha pero mucha desconfianza.

Son un par de reflexiones banales y triviales pero el tema del pelo me está dando muchas vueltas porque este sábado tengo un matrimonio y temo porque el alisado no me resulte como yo quiero o que vaya a la peluquería el viernes y el sábado mi pelo amanezca salvaje e indómito.

Debido a esta situación, quizás me pregunto si la bloggera Camila Navarrete que tiene una página web muy cool de salud y belleza no tendrá un dato para tener el alisado perfecto y que por un día no parezca Ranka Lee de Macross Frontier.

Pero si usted leyó este tema y tiene sugerencias, por favor déjeme un comentario con una idea para tener por una vez en la vida, un cabello digno de una pelolais.